Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto

Albert Sabater Pla

Sígueme en la
s redes sociales
  


   









Bicicletas






3 de mayo de 2019


El fenómeno de las bicicletas está creando en las grandes ciudades en las que se ha implementado, un problema de convivencia que empieza a abrigar dimensiones suficientes para ser tomadas en cuenta.

Hay que reconocer que es el mejor sistema de transporte para una ciudad: es ecológico, te mantiene en forma y ocupa poco espacio, tanto al circular como para ser aparcada.

La contra son los problemas que algunos de los usuarios causan al resto de transeúntes, peatones y tráfico rodado.
Aunque la mayoría de usuarios obran correctamente, usan los carriles destinados a estos vehículos, no circulan por las aceras y respetan los semáforos, lo cierto es que continúa habiendo una gran parte de estos conductores, cada vez menos, que continúan haciendo caso omiso de las seĖales de tráfico, semáforos y que aún circulan por las aceras poniendo en riesgo la seguridad del resto de usuarios de las vías públicas.

La extensión kilométrica de las zonas habilitadas para la circulación de estos vehículos ha crecido exponencialmente los últimos aĖos. Apenas quedan zonas aisladas que no tengan un carril bici cercano, o zona especialmente seĖalizada para la convivencia con otro tráfico rodado.

Pero ahora que la convivencia de las bicicletas con el resto del trafico y peatones es algo que se ha consolidado, es hora de intentar llenar el vacío legal que rodea a estos vehículos de dos ruedas: ausencia de matrículas que las hagan identificables, obligatoriedad de unas medidas de seguridad básicas como reflectores, luces, chalecos reflectantes, cascos, y la tenencia de un seguro de responsabilidad civil, por ejemplo.

También cabe destacar la impunidad de la que se benefician aquellos ciclistas incívicos que continúan circulando por aceras molestando y poniendo en riesgo la seguridad de todos, se saltan semáforos y hacen giros sin seĖalizar… Así mismo, parece que las policías locales son incapaces de controlar y sancionar debidamente estas infracciones, bien por falta de recursos, bien por órdenes recibidas o bien por que no sancionar a los vehículos más ecológicos y sociales no sea lo mas popular para un ayuntamiento.

Sea como fuere, esperemos que tras las elecciones, se tomen las medidas necesarias para que cada uno haga lo que debe hacer, aunque sea con la ayuda de las autoridades locales, tan ausentes hasta ahora para dejar libres las aceras de ciclos.