Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos   Comprar
 

 

 

 

Bolets a les escoles.

 

Hace cinco aĖos empezó mi relación con esta escuela.
Reconozco que recordaba de una forma muy distinta lo que es una institución educativa y la relación de la dirección con los padres y el AMPA.

Los problemas y diferencias de opinión que han surgido durante este tiempo han sido numerosos, pero siempre los he tratado de forma dialogante a pesar de las contrariedades, contratiempos y dificultades que he encontrado en el camino.

Durante estos aĖos, me he reunido con la dirección de la escuela, quizás veinte veces, o quizás más para tratar desde temas personales hasta temas que afectan a todos los alumnos.
Muchos me habéis visto hacer fotos a vehículos que impunemente aparcan bajo la complicidad de la guardia urbana de Barcelona en zonas en las que ponen en peligro la integridad física de los niĖos, de nuestros niĖos. De nuestros hijos, aunque a algunos parece no importarles, a pesar de que hay un parking público a 50 metros.

He elevado mi queja al ayuntamiento, al consorcio de educación y finalmente, ante la pasividad de éstos, al “Síndic de greuges”, el cual me ha dado la razón al detectar el problema y peligro que supone para los niĖos y está pendiente de respuesta del “Ajuntament de Barcelona”, pues ha cursado denuncia.

He reclamado que se suprima la escalera de la entrada en diversas ocasiones y que se sustituya por una rampa, por seguridad y por que las personas con movilidad reducida deben tener un acceso adaptado, por ley, y no se cumple. Si, ya sé que me dirán que hay un ascensor, pero está bajo llave y tras una puerta y si solicitas que lo abran, la persona que vigila la entrada, deja de hacerlo a causa del poco personal del que dispone la escuela.

He sugerido que la entrada de los alumnos se haga por la calle Aragón y que se abra una puerta amplia para que los alumnos puedan entrar y estar lejos del peligro de los vehículos. La dirección del colegio me ha dado la razón y parece que es un proyecto que va a llevarse a cabo, aunque con la administración de por medio, nunca se sabe…

He reclamado mejoras en las excursiones de los niĖos. El aĖo pasado los alumnos de segundo repitieron visita. La dirección me dio la razón y se ha comprometido a rectificar en el futuro.
Reclamé con todas mis fuerzas que una profesora que no tenía plaza asegurada pudiera quedarse. Hoy, cuatro aĖos más tarde, continua impartiendo clases. Para ello escribí cartas a la dirección de la escuela (la antigua dirección, sr. Joaquim) al “Corsorci (Que una vez más pasó de mi) al distrito de lęEixample, y finalmente, una vez más ante la pasividad de todos, decidí recoger firmas de todos los padres de P3 y las presenté ante la consellera dęEducació, la cual tuvo la amabilidad de responderme (esta vez si) asegurándome que haría todo lo posible por que la docente se quedara. Quiero pensar que fue por las firmas de todos los padres que se molestaron en hacer sentir su deseo de que se quedara entre nosotros gracias a su profesionalidad, el hecho es que hoy sigue entre nosotros dando clase.

Por eso, hoy me sorprende que la única reivindicación posible para la solución al tema de los “bolets”, sea ponerse a gritar los viernes, cortar una calle y fastidiar a los que van a trabajar. Por que verdaderamente esto es lo que ocurre: el seĖor que ha decidido lo de los “Bolets” está tan tranquilo en su casa riéndose de todos nosotros, ya que ésta forma de reivindicar los derechos por una escuela mejor, no le afectan en absoluto. En cambio, si afectan al que va a trabajar a aquella hora que ni sabe, ni entiende, ni le importa y por ende ni se solidarizará con la causa.
Siempre he pensado que hablando se entiende la gente, por lo que mi primera reacción fue proponer a lęAMPA, a través de su página de Facebook diversas opciones para solucionar o cuando menos, sortear el problema de los llamados “Bolets”
Lamentablemente ningún padre fue capaz de contestar ni a las propuestas y sugerencias que hice, ni a las preguntas, y la verdad es que me cuesta mucho comprender que una asociación que dice o que pretende representar a los padres de los alumnos se permita el lujo de no responder a un padre que hace propuestas y preguntas a través de su página corporativa de Facebook. Aunque sea por deferencia.

Por otro lado, me sorprende aún más si cabe, que nadie se acuerde de reivindicar el tema “bolets” hasta que faltan cinco o seis semanas para terminar el colegio, que nadie reivindique que las tasas de “material y sortides” son ilegales puesto que así lo otorga lęEstatut dęAutonomía y la Constitución espaĖola (Corríjanme si me equivoco).
También me sorprende que nadie se haya unido para que no accedan los vehículos a la zona de acera transitable, que nadie reclame una rampa y la eliminación de las escaleras, ni más maestros, por que cuando falta uno nuestros hijos se quedan sin dar clase.
Tampoco he visto en estos seis aĖos a ningún padre o grupo de padres alzar la voz por los funcionarios administrativos, para crear la figura del “subdirector” para que haya más conserjes, más personal administrativo que por ejemplo pueda encargarse de buscar mejores sitios para hacer excursiones, actividades patrocinadas, convivencias subvencionadas, y en general, hacer una mejor gestión del colegio, que al fin y al cabo repercute en la formación del futuro de nuestros hijos.
Durante estos aĖos, no he visto a lęAmpa Llorers más que en las fiestas de navidad y fin de curso. Fiestas que cabe decir que son geniales y un recuerdo inolvidable para niĖos, padres y abuelos. Quiero aprovechar la ocasión para felicitarles por que su esfuerzo merece la pena cada aĖo.

Pero es lo único que he percibido de ellos. A parte de los proyectores y tablets que repiten una y otra vez que han conseguido para nuestros hijos, los cual también agradezco.
No he visto a lęAmpa levantando la voz cuando le cayó el techo a un alumno durante las obras, ni tampoco la vi presionando para que, durante las horas lectivas no se trabajara. Tampoco reclamando que las obras se hicieron mal y con mala calidad: Las paredes rezuman humedad, se desconchan, el patio de la arena se inunda con cuatro gotas, el suelo de los patios resbala…

Tampoco he visto a lęAmpa defender todo aquello que ya he citado antes, por eso me sorprende tanto que justamente ahora, se organice un espectáculo a mi parecer innecesario e ilegítimo todos los viernes.
Innecesario e ilegítimo por que no se han explotado todos los caminos posibles para la solución del problema. (Según información de AMPA)

Según información por parte del Ampa, se han recogido firmas, pero no se han entregado a nadie. Me gustaría saber cuando y de que forma y cuantas firmas tienen, por que la mía, que soy reivindicativo y quejica por naturaleza, no la tienen, y sé de buena tinta que hay muchos padres pertenecientes al AMPA Llorers que ni siquiera saben que se han recogido firmas.
Personalmente no me parece correcto repartir a los niĖos panfletos en los que se anime a salir a la calle a gritar, y menos aún cuando no se ha explotado la fórmula dialogante para solucionar los conflictos.

Creo que ante una acción que afecta a todos los padres, madres y alumnos del colegio, se debiera haber sometido a un consenso entre todos los padres y madres de los alumnos, puesto que la buena o mala imagen de tal hecho nos la llevamos todos. Hace unos días hablando con unos compaĖeros de trabajo, nos reconocieron como “esos que salen a gritar los viernes”. Evidentemente no tenían ni idea del por qué, pero la fama ya nos la han colgado a todos los padres, y por lo que me han dicho, muchos de los padres pertenecientes al AMPA no están de acuerdo con llevar a cabo este tipo de reivindicaciones, sobretodo por que se involucra a menores.

Es mi opinión, quizás equivocada, que se están obrando mal las cosas en este tema y que deberían haberse explotado otros caminos dialogantes antes de involucrar a los niĖos con acciones, a mi modo de ver, poco correctas.
He solicitado reunirme con la dirección del AMPA con el fin de transmitir mi pesar en este asunto y buscar soluciones y se me ha negado tal oportunidad. Detecto desde hace tiempo un inmovilismo de todo aquello que es exterior a esta entidad.

Creo que esta no es la escuela de calidad que deseo para mis hijos. Yo deseo una escuela en la que se dialogue, se negocie y en la que todos los padres, pertenezcamos o no a lęAMPA, podamos tratar y solucionar problemas, más aún cuando el equipo directivo el aĖo próximo no va a estar, ya que ha decidido no renovar en sus funciones su cargo en un nuevo cuatrienio. Un “Costa Concordia” en mi opinión, dados los problemas que todos conocemos de la escuela.

ņPodremos entre todos, Ampas y no Ampas unirnos y luchar por el futuro de nuestros hijos?
Espero que si. Yo siempre estoy dispuesto al dialogo y a la solución de problemas.

ņLo hacemos juntos?