Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto


Sígueme en las redes sociales
  


   

Albert Sabater Pla







Separación de poderes.





La separación de poderes es un principio que establece que los poderes de un gobierno soberano, deben estar divididos entre dos o mas entidades para prevenir que una persona o grupo de ellas pueda tener demasiado poder.
Montesquieu, propuso en su libro “El espíritu de las leyes”, editado en 1748 la división en tres ramas: El poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial.

Que los países sigan este principio demuestra la calidad y sanidad de su democracia. La separación de poderes en un principio fundamental en las democracias del S. XIX, S. XX y S. XXI.
La división de poderes es el principal sistema para conseguir que los gobiernos sean los gobiernos de las leyes y no de los hombres. Para que sean las leyes las que gobiernan los países y no las personas.

Pero lo que ocurre en EspaĖa es otro cantar. Sea el Partido Popular o el Partido Socialista el que gobierne, la separación de poderes siempre ha quedado en entredicho. Ha sido sobretodo en los gobiernos del Partido Popular, cuando se ha evidenciado mas esta casi nula separación de poderes.
Muchos se alegraron cuando leyeron en la constitución de 1978 “La soberanía nacional reside en el pueblo espaĖol, del que emanan los poderes del estado.” Pero la realidad, como todos sabemos es muy distinta por que ese poder del estado, en lugar de emanar del pueblo espaĖol, se usa contra el mismo.

La transición, que para algunos fue un acto de gran nobleza y trascendencia, ha acabado demostrando que de todo aquello de lo que nos hablaron, no ha habido nada. Ni la soberanía reside en el pueblo ni de ella emanan los poderes del estado.
Aquí se han estado repartiendo el pastel durante casi 40 aĖos los dos partidos principales del país, y no me extraĖaría que si Franco decidió que el jefe del estado fuera el ahora rey emérito Juan Carlos I, también decidiera cuales deberían ser los partidos políticos. Desde la transición, solamente han gobernado el país PSOE y PP. ņCurioso?, ņCasual?... Aún gracias nos permiten votar cada 4 aĖos…

Lamentablemente, la democracia espaĖola no ha evolucionado desde aquella constitución de 1978. Si bien es cierto que se han cambiado algunos artículos, siempre han sido sin llevarse a votación (el poder emana del pueblo) como por ejemplo el techo de deuda, o el decreto ley para permitir (o animar) la fuga de empresas catalanas.  Lamentablemente uno tiene la sensación de que la constitución siempre ha sido usada contra el pueblo y no para el pueblo y ahí es donde radica el error, la nula separación de poderes.
El sistema troncal espaĖol (legislativo, ejecutivo y judicial) está orquestado de tal forma para que siempre la misma mayoría domine los tres. La única forma de que fueran realmente independientes, sería mediante una votación por separado de los tres poderes, es decir: un espaĖol: tres votos. De tal forma se cumpliría el artículo 117.2 de la Constitución al  poder elegir cada espaĖol los miembros del CGPJ como máximo órgano del poder judicial y según su propio programa electoral y currículo profesional.

Artículo 66.2 de la Constitución: “Las Cortes Generales ejercen la potestad legislativa del estado, aprueban presupuestos, controlan el gobierno…”
Pero, ņCómo van a controlar al gobierno, si son ellos mismos? El control de una entidad, para que sea real e imparcial, debe ejecutarlo una entidad externa. ņAlguien puede creer que el gobierno se va a controlar a si mismo?

Como puede observarse, aún sin entrar en mucho detalle, la separación de poderes en EspaĖa es prácticamente inexistente. De ahí que tengamos, por ejemplo un presidente del Tribunal Supremo que ya en funciones continuara afiliado al Partido Popular.

Saquen ustedes sus propias conclusiones.