Albert Sabater Pla

Inicio    Biografía    Novelas    Artículos    Comprar   Contacto


Sígueme en las redes sociales
  


   




Suspensión o independencia.





Nadie sabe a ciencia cierta el contenido de la carta (burofax, puesto que será la misma forma de respuesta que la utilizada por el requerimiento de Rajoy) que el President de la Generalitat enviará al presidente del Gobierno de EspaĖa.
Al parecer, según informan diversas fuentes, no va a ser en el formato que este último le ha exigido: una respuesta clara e inequívoca basada en un simple Si o No a la pregunta de si ha declarado la independencia.

Si
Si la respuesta es afirmativa, el escenario es bastante claro: Intervención de la autonomía, cuyas formas y efectos son imprevisibles y muy probablemente sobrepasando legalidades y derechos fundamentales como ya ocurrió el pasado uno de octubre. Sin duda el estado utilizará todo aquello que tenga a su alcance para restablecer el orden constitucional, el “a por ellos” se convertirá en el “que nos dejen actuar”, esta vez de forma más desbocada, exaltada y desalmada que la última vez que intervinieron.
Las condiciones laborales en las que los seĖores de las porras están sumidos, sin duda condicionarán que su profesionalidad se vea acrecentada enormemente en aras de cumplir su cometido. Si lo del día uno de octubre nos pareció cruel, desalmado y propio de homínidos, la que nos puede caer a partir de hoy, lunes 16 de octubre, puede ser de órdago.
Dudo mucho que el seĖor Rajoy muestre un poco de sentido común y encare el diálogo, ya que no lo ha hecho en ninguna de sus legislaturas, y por que su modus operandi, o por lo menos el de su partido político es el típico del macho cabrío ibérico, por aquello de “por mis cojones”.

No
Si Carles Puigdemón responde que no, que no ha declarado la independencia, el resultado es igual de incierto.
El Partido Popular está resentido. Los catalanes, con los que han tenido que aprender a convivir a pesar de no tolerar su concepción de nación, han osado desafiarles. Se han atrevido a pensar por sí mismos, a revelarse y salirse del rancio, único, y vetusto pensamiento espaĖol.
El estado usará todo aquello que esté a su alcance para hacerles la vida imposible: Tomar por la fuerza sus instituciones, ilegalizar partidos políticos contrarios a sus ideales unitarios y totalitaristas e incluso colocar un gobierno (no elegido democráticamente) en la Generalitat que responda al PP y sus socios según mas les convenga a sus propósitos.

Sea cual sea el escenario que se produzca tras la respuesta vía burofax de Puigdemón a Rajoy, lo que está claro es que abrirá un nuevo escenario para todos, independentistas y unionistas